Blog single

La Importancia de vivir en medio de Áreas Verdes

Próximos a llegar al primer cuarto del siglo XXI, en casi la totalidad de países del mundo existe la preocupación generada por los cambios climáticos que se vienen dando con mayor impacto desde la revolución industrial, los cuales afectan a sus poblaciones y territorios de una manera, cuanto menos, desfavorables.

En América Latina, la atención está centrada en temas como la deforestación de la Amazonía, la disminución de las áreas rurales a expensas del crecimiento de las ciudades, la desaparición de especies animales y vegetales debido al impacto negativo de la actividad humana sobre sus ecosistemas, etc. Pero, siendo estos temas de relevancia vital, también existe una preocupación cada vez más grande en relación a los espacios urbanos, donde los problemas generados por las altas concentraciones poblacionales (el 81% de su población vive en zonas urbanas), la expansión desordenada de las ciudades, las congestiones vehiculares con consecuentes pérdidas de horas-hombre, las políticas ineficientes o inexistentes de uso de tierras, la disposición de los desechos y la calidad del aire, hacen que cada vez se hagan más necesarias la búsqueda e implementación de soluciones eficaces y sostenibles a estos problemas.

En el año 2010 se realizó un estudio denominado Green City Index (GCI) realizado por el Economist Intelligence Unit (EIU) con el patrocinio de SIEMENS, que abarcó el mundo por regiones y se tomaron un número de ciudades representativas de cada una para categorizar en qué lugar se ubicaban dentro de un ranking sobre sus manejos medio-ambientales.

Nuestra Lima, lamentablemente se ubicó en el ranking general como “muy por debajo del promedio” de entre 17 ciudades escogidas para el estudio junto con la ciudad de Guadalajara, México. Esto significa que estamos viviendo en una ciudad que no tiene políticas firmes y coherentes en cuanto a la conservación de áreas verdes (aunque en los últimos años vemos que se están implementando algunas políticas para evitar su disminución y, en cambio, promover su recuperación), al monitoreo de la calidad del aire, al manejo de las tierras, al control de la expansión de las ciudades (que crecen desordenadamente y de manera informal), obras de saneamiento y manejo de desechos, etc.  Basta con nuestro desplazamiento diario a nuestros centros de labor para darnos cuenta de esto.

Ante esta situación, emerge el concepto de “Ciudades Verdes”, que apuestan por integrar la naturaleza en sus espacios.  Es decir, allí donde exista un espacio disponible, sus pobladores puedan utilizarlo para ser plantado con árboles, flores, hortalizas, etc.

¿Y por qué una ciudad verde? Porque una ciudad verde es una ciudad con bajos niveles de contaminación, abundantes espacios naturales para el disfrute de sus habitantes, bajas emisiones de gases de efecto invernadero y, además, con edificaciones tecnoecológicas y sostenibles; cuyos habitantes están educados en el respeto al medio ambiente.

Y además de todo esto, ¿por qué nos convendría vivir rodeados de naturaleza?

Entre otras cosas, porque:

- Se combate el estrés y la depresión.  Todos sabemos, o al menos presentimos que vivir en contacto de la naturaleza es el mejor antiestrés y antidepresivo natural.  ¿No han sentido un sentimiento agradable mientras caminan en un parque o en el campo; o cuando se tumban sobre el pasto o duermen bajo la sombra de un árbol, que nos levantamos como "energizados"?  En resumen, nos estamos brindando momentos de mejoría de salud física y mental.  Y muchas ciudades en el mundo están caminando hacia la recuperación de espacios verdes, precisamente por eso, porque quieren que sus ciudadanos sean física y mentalmente sanos.

- Respiramos aire de mejor calidad.  Creo que no se necesita hacer más comentarios sobre esta ventaja.  Para los que vivimos en Lima, Perú, basta con imaginarnos una tarde en hora punta en la Avenida Abancay para desear desesperadamente estar en ese momento en medio de un bosque.

- Aumentamos nuestra actividad física.  Efectivamente, la misma sensación de estar viviendo en medio de naturaleza nos vuelve más activos, deseosos de caminar, explorar.  ¿Quién no despierta un domingo en la mañana con ganas de una buena caminata en familia, aunque sea en el parque?

- Es ideal para los pequeños.  Un estudio publicado por la revista Environment Health Perspectives que analizó una muestra de 1,500 personas, muestra que los niños que pasan más tiempo en espacios y zonas verdes, obtienen mejores resultados escolares.  Entendemos entonces que la contaminación atmosférica y el estrés (si, los pequeños también se estresan) pueden afectar negativamente el desarrollo cognitivo de los más pequeños.

Entonces sí es posible cristalizar el sueño de vivir en una ciudad moderna o fuera de ella, en la que la casa esté rodeada de naturaleza y sus habitantes estén educados en el respeto y preservación del medio ambiente. Ya en el Perú se están diseñando y cristalizando proyectos bajo este concepto; es solo cuestión de que tú, estimado lector, te tomes un tiempo en buscarlos y pensar en, tal vez, cambiar tu calidad de vida y la de tu familia. 

Fuentes:

  • “Índice de Ciudades Verdes de América Latina” – Proyecto de investigación independiente realizado por la Economist Intelligence Unit y patrocinado por Siemens
  • https://www.solerpalau.com/es-es/blog/ciudades-verdes/
  • https://www.connectionsbyfinsa.com/impulso-ciudades-verdes/

 

Deja un comentario

Nombre y apellido*

Comentario*