Blog single

EL HUERTO DOMÉSTICO: UNA ALTERNATIVA EN Y POST CUARENTENA

Han pasado dos meses desde que empezó la cuarentena en nuestro país y en otros que optaron por la misma medida en otros momentos.  Sin hacer una cuestión de debate su conveniencia o no, o si empezó tarde o temprano, lo cierto es que esta pandemia generada por el covid-19 nos ha cambiado la vida y la percepción del mundo.  Lo que conocíamos como nuestro habitual estilo de vida hasta la víspera de la cuarentena desapareció, ahora es un recuerdo y tenemos que adaptarnos a lo que vino.  Tenemos que desaprender y volver a aprender.  Y no es ni será fácil, pero la historia nos ha demostrado que la humanidad siempre ha superado sus crisis.

La pandemia, por otro lado, nos ha traído de vuelta a espacios y vivencias que habíamos olvidado o descartado por estar “ocupados” la mayor parte del tiempo.  Nos volvió a conectar con aquellos que nos son más cercanos y nos obligó a volver a aprender cómo comunicarnos con aquellos que forman parte intrínseca de nuestra identidad.

Y en la nueva “normalidad”, al buscar nuevas soluciones a nuestros problemas y demandas básicas, algo que podría ser una interesante solución es el huerto familiar. 

En nuestras ciudades y sus alrededores aún existen casas con jardines interiores y/o exteriores, mayormente con fines decorativos.  ¿Y qué tal si a estos espacios se les cambia la utilidad?  Se podrían a empezar a usar para cultivar verduras, hortalizas y frutas, ¿no?  De este modo, estarían asegurando una alimentación sana y un soporte a la economía de la familia.  Y sin proponérselo, estarían experimentando el concepto de “producción sostenible” contribuyendo de paso con la preservación del medio ambiente.  Incluso si el espacio del suelo no es suficiente, se podría “ir para arriba” (aprovechando paredes con la novedosa “jardinería vertical”); también usar las terrazas y balcones con macetas, hidroponía, etc., solo que esta vez no para decoración, sino para beneficio alimentario de los habitantes de esas casas.  Y esta solución no excluye a los edificios.

Y algo más interesante todavía, una casa no podría producir todas las verduras, hortalizas y frutas que necesita, sino que, en un movimiento de socialización podrá coordinar con otros vecinos para distribuirse la producción.  Unos cultivarían un alimento, otros otro alimento, y luego los comparten entre todos.  De paso, volverían a conectarse con las personas que viven a su alrededor, y quién sabe, resurja el concepto de “barrio” o “vecindad” con el que crecimos en otros tiempos y que estaba prácticamente perdido.

Así, ante esta situación excepcional generada por la pandemia, podemos generar soluciones excepcionales para beneficio de todos.  Y tal vez, aunque parezca una ironía, terminemos dándole gracias al coronavirus por habernos llevado a volver a descubrir que somos humanos, con inventiva, creatividad, y que luchamos por nuestra supervivencia y la de los nuestros.

 

 

Blog Single

Una alternativa para reconectarnos y volver a nuestro lado humano.

Deja un comentario

Nombre y apellido*

Comentario*